DOCTOR ENRIQUE ROJAS Catedrático en psiquiatría

Enrique Rojas | Biografía

Enrique Rojas es Catedrático de Psiquiatría y Director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid. Es Presidente de la Fundación Rojas-Estapé, inaugurada en el 2009 para el estudio y tratamiento de los trastornos de la personalidad en personas con pocos recursos materiales.

Enrique Rojas: Ponencia en el Foro Económico de El Norte de Castilla

IEIP | Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas | Enrique Rojas  Crónicas   Conferencias   Enrique Rojas: Ponencia en el Foro Económico de El Norte de Castilla

Enrique Rojas: Ponencia en el Foro Económico de El Norte de Castilla

Foro Económico 2013-04-27

El profesor Enrique Rojas, psiquiatra y autor de libros como ‘No te rindas’, ha intervenido en el Foro Económico de El Norte de Castilla.

JULIO G. CALZADA

«Una persona con voluntad llega más lejos que una persona inteligente», afirmó ayer el catedrático de Psiquiatría Enrique Rojas, autor entre otros del libro ‘No te rindas’ dirigido a los empresarios y quien intervino en la sesión del mes de abril del Foro Económico de El Norte de Castilla.

El público asistente al encuentro, formado por empresarios, representantes de entidades financieras y dirigentes de la política local y regional tuvo ocasión de escuchar e consejos y fórmulas para alcanzar la felicidad y sobre todo, para huir de la depresión antes que medidas y propuestas para la mejora de la economía, aunque lo que Rojas sugiere tiene mucho que ver con las soluciones que necesitan las personas y también las sociedades para lograr la estabilidad, lo que él define como felicidad instrumental.

Catedrático de Psiquiatría y director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid, además de presidente de la Fundación Rojas-Estapé para el estudio y tratamiento de los trastornos de la personalidad en sujetos con pocos recursos materiales, Rojas ha sido recientemente galardonado con el premio Know Square como autor del libro que más ha ayudado a los empresarios españoles. Considerado como uno de los más notorios investigadores de enfermedades como las depresiones, la ansiedad y los trastornos de la personalidad. Su obra ‘No te rindas’ (publicada por la editorial Planeta, en su sello de Temas de Hoy) invita a luchar y a vencer las adversidades de la vida. En él explica que «son las derrotas lo que te hace crecer como persona porque, si sabes asumirlas y darles la vuelta, la derrota enseña lo que el éxito oculta», frase que repitió ayer durante su charla en un acto en el hotel Vincci Frontaura de Valladolid patrocinado por la Junta de Castilla y León, Banco Sabadell, Corporación Llorent, Collosa y Gullón.

Elementos de la felicidad

Enrique Rojas recordó durante su intervención e el Foro Económico que la felicidad es un término del que la humanidad siempre ha hablado mucho, pero que se ha convertido con el paso de los siglos un auténtico cajón de sastre en el que caben muchas cosas.

En su opinión, el logro del estado de la felicidad se basa en cuatro elementos fundamentales que enumeró: «Amor, trabajo, cultura y amistad» y resumió su experiencia en una frase: «La felicidad consiste en tener buena salud y mala memoria», aunque también agregó que consiste en «hacer algo que valga la pena. En el sentido que le doy a mi vida para que valga la pena».

Consejos para no rendirse

Ofreció así tres consejos para no rendirse. El primero es saber ver el lado positivo de todo. «Hay que educar la mirada para captar antes lo bueno que lo malo. Las grandes derrotas han sido muchas veces el origen de grandes triunfos, porque la derrota bien asumida ayuda a empezar de nuevo. El fracaso enseña lo que el éxito esconde», afirmó Enrique Rojas.

El segundo consejo es contar «con una voluntad de hierro», dijo. «Rocosa, capaz de mantener el rumbo sin arredrarse», añadió. Y sugirió en tercer lugar «saber distinguir entre metas y objetivos» y en este sentido definió las metas como aquellos fines de carácter general, «mientras que los objetivos son medibles». Precisó así que la madurez consiste «en saber dar a las cosas que nos pasan el valor real que tienen».

Elementos para no rendirse

De pie y micrófono en mano desgranó durante algo más de una hora sus ideas respecto a la trascendencia del amor para las relaciones humanas y también de la amistad y en tercer lugar, la voluntad «algo con lo que no se nade, se hace», afirmó. Rojas expuso que la inteligencia es la capacidad de síntesis que permite «saber distinguir lo accesorio de lo fundamental» y basó la misma en la aplicación con arte de cuatro instrumentos: «orden, constancia, voluntad y motivación. Estos son los elementos para no rendirse», comentó a los asistentes. De esta forma, consideró que el orden «comienza en la propia habitación, en la oficina. El orden es serenidad, mientras que el desorden es caos», aseguró. Calificó la constancia como el amor por el trabajo bien hecho y la voluntad como «la capacidad para aplazar la recompensa», mientras que la motivación es el motor de todo lo anterior. «Una persona con voluntad llega mucho más lejos que una persona inteligente», agregó y recordó que la voluntad de ejercita desde el nacimiento.

Admitió que la felicidad puede definirse también por los elementos negativos de los que carece. Así al amor opuso el desamor «el descuido sistemático de las pequeñas cosas que forman una relación» matizó y frente al trabajo, la chapuza de igual forma que a la cultura se opone la ignorancia y en este sentido defendió la lectura como la mejor fórmula para superarla. «Para leer hace falta apagar el móvil», señaló y recalcó que «la felicidad no depende de la realidad, si no de la interpretación de la realidad. Consiste en hacer una pequeña obra de arte con los elementos de la vida», puntualizó y puso ejemplos de personas como el inglés Tomás Moro o el ruso Alexander Solzhenitsin quienes, desde sus respectivas experiencias en prisión en distintos momentos de la historia fueron capaces de hablar y de escribir sobre la felicidad a pesar de su situación real.

Las mantas de los aviones

Experto en la depresión, que definió como «la enfermedad de la tristeza presidida por la melancolía», la dividió en dos; una de carácter endógeno, y por tanto bioquímica y muchas veces hereditaria, «que hoy se cura en el 85% de los casos con vacunas y tratamientos» y la exógena, aquella derivada de los acontecimientos negativos de la vida y que considera que en los momentos actuales «se han multiplicado, porque nunca hemos estado tan perdidos», advirtió. En todo caso, resaltó que en muchas ocasiones es posible superarla bien a través de métodos médicos o mediante la aplicación de técnicas que permiten corregir la situación. «Hoy los avances en este campo son enormes» resaltó el experto.

Su conclusión es que aunque el logro de la felicidad absoluta no es posible «es como las pequeñas mantas que dan en los aviones, siempre hay una parte del cuerpo que queda fuera», sí es accesible alcanzar un grado de felicidad relativa como consecuencia de «mover con arte los cuatro ingredientes que la forman», aconsejó: «soporta y resiste».

Enrique Rojas auguró en la parte final de su discurso que, en el caso de España, «no vamos a volver a la situación económica en la que estuvimos quizá durante muchos años» y para ello será necesario que se recupere la imagen del empresario como creador de riqueza. «Mientras, el consejo es ‘soporta y resiste’» y propuso así que se dedique este tiempo a la formación interna «para crecer por dentro», dijo.

Solicitó por último, en el tiempo que dedicó a la respuesta de las preguntas elevadas por los asistentes al Foro Económico que se evite hablar de una manera constante de la crisis, ya que ello facilita la depresión y demandó de las administraciones públicas medios que faciliten la creación de empresas. «Creo en la democracia, no en la demagogia. Lo primero consiste en decir a los votantes, a los ciudadanos, la verdad y lo segundo, en decir lo que la gente quiere oír», manifestó.