DOCTOR ENRIQUE ROJAS Catedrático en psiquiatría

Enrique Rojas | Biografía

Enrique Rojas es Catedrático de Psiquiatría y Director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid. Es Presidente de la Fundación Rojas-Estapé, inaugurada en el 2009 para el estudio y tratamiento de los trastornos de la personalidad en personas con pocos recursos materiales.

¿Quieres potenciar la inteligencia de tu hijo?

IEIP | Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas | Enrique Rojas  Crónicas   ¿Quieres potenciar la inteligencia de tu hijo?

¿Quieres potenciar la inteligencia de tu hijo?

Fuente: Efe Estilo
La inteligencia es la capacidad para captar la realidad en su complejidad y en sus conexiones.

Madrid, (EFE).- “La inteligencia de un niño se debe potenciar a una edad temprana cinco o seis años”, dice el psiquiatra y psicólogo Enrique Rojas, quien asegura que la inteligencia conduce a la felicidad. “La inteligencia es la capacidad para captar la realidad en su complejidad y en sus conexiones”, explica Rojas en su libro ‘5 consejos para potenciar la inteligencia’, de la editorial Temas de Hoy.

La inteligencia lleva a la felicidad

Pero, ¿cómo se puede potenciar la inteligencia? Antes de desvelar los consejos, Rojas apunta que “la vida consiste en un aprendizaje continuo”. Una de las piedras angulares de la educación es tener conciencia de las propias limitaciones. Según este psiquiatra la inteligencia se potencia con orden, constancia, voluntad, motivación y capacidad de observación.

“Es muy importe adelantarse, evitar la improvisación”, asegura. “El orden es el mejor amigo de la inteligencia, el mejor sedante”, dice Rojas, quien asegura que “que es un valor humano que se refiere a la buena disposición de las cosas entre sí y a saber poner cada una de ellas en el lugar que le corresponde”.

Orden en el horario, orden en la cabeza, orden en la habitación, orden también es aprender a tirar lo que no sirve, a desprenderse de lo que estorba.

“Es muy importante el orden dinámico, es decir el ser organizado, que no es otra cosa que prever, adelantarse, evitar la improvisación. No hay verdadero equilibrio psicológico sin orden”, añade Rojas, que recuerda que “orden también es aprender a renunciar a decir no”.

La constancia es la firmeza y perseverancia en los objetivos que no se ha puesto, “es uno de los grandes pilares de la personalidad madura, prima hermana del esfuerzo, de la disciplina”, dice el psicólogo quien asegura que “una persona con voluntad llega más lejos que una persona inteligente”.

La constancia se consigue haciendo “atractiva” la exigencia y sabiendo muy bien los que se desea en la vida. Para Rojas, la voluntad es la capacidad de querer algo y poner todos los medios necesario para alcanzarlo. Es disposición para hacer la cosas, intención para llevar a cabo una acción.

¿Inteligente o listo?

“La motivación tiene que ir dirigida hacia valores como la generosidad, la solidaridad, la humildad, la honradez, la amabilidad y la alegría”, escribe la psiquiatra Marian Rojas-Estapé en este libro. Se debe conocer la importancia de la motivación en la educación. “Un maestro que no emplea la herramienta de la motivación no llegará a despertar el asombro y las ganas de aprender de sus alumnos”, añade. Y por último, la capacidad de observación, “que consiste en prestar atención a un suceso para darse cuenta de cómo sucede, es decir tener la capacidad mental centrada en ese algo”, expresa Rojas, quien dice que “una inteligencia bien gestionada te lleva a la felicidad”.

“El optimismo no es genético sino adquirido”, dice el psiquiatra Rojas. Es muy importante aprender a pensar en positivo, “El optimismo es una actitud caracterizada por la tendencia a descubrir más lo positivo que lo negativo, a ver o esperar lo mejor a pesar de las apariencias” explica Rojas, quien advierte que “el optimismo no es genético sino adquirido”.

Los enemigos de la inteligencia son la soberbia, el orgullo y la vanidad. “La soberbia es la trampa del amor propio, estimarse muy por encima de lo que uno vale, es falta de humildad y por tanto de lucidez. Cuando se le pregunta qué diferencia hay entre una persona lista y una inteligente, Enrique Rojas apunta que la inteligente utiliza la razón, la lógica, es más pausado y reflexivo, mientras que la lista tiene más capacidades prácticas, tiene mayor capacidad para salir airosos de situaciones, así como eficacia para resolver problemas.