DOCTOR ENRIQUE ROJAS Catedrático en psiquiatría

Enrique Rojas | Biografía

Enrique Rojas es Catedrático de Psiquiatría y Director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid. Es Presidente de la Fundación Rojas-Estapé, inaugurada en el 2009 para el estudio y tratamiento de los trastornos de la personalidad en personas con pocos recursos materiales.

«Orden, constancia, voluntad, motivación y capacidad de observación», alimentos para la inteligencia

IEIP | Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas | Enrique Rojas  Crónicas   «Orden, constancia, voluntad, motivación y capacidad de observación», alimentos para la inteligencia

«Orden, constancia, voluntad, motivación y capacidad de observación», alimentos para la inteligencia

Enrique Rojas | Presentación "5 consejos para potenciar la inteligencia" | Libros
Fuente: ABC de Sevilla

A. FLÓREZ |  Sevilla

Enrique Rojas presentó en Sevilla su nuevo libro en un multitudinario acto organizado por la Fundación Cámara de Comercio en el Club Antare.

Enrique Rojas vuelve siempre a Sevilla precedido por su prestigio, logrado desde su profesión y vocación de psiquiatra, la veintena de libros publicados, sus centenares de artículos en prensa, y el reconocimiento que todo ello conforma. Su poder de convocatoria se comprobó anoche en la presentación de su nueva obra: «Cinco consejos para potenciar la inteligencia», que abarrotó de público el Club Antares en el acto, organizado por la Fundación Cámara de Comercio de Sevilla.

El catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica, director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid y presidente de la Fundación Rojas-Estapé para jóvenes con trastornos de la personalidad y sin recursos fue didáctico, ameno y divertido en su intervención, que llenó de anécdotas, para explicar las claves de esta obra, editada por «Temas de hoy», con la que busca explicar cómo potenciar la inteligencia con cinco herramientas: orden, constancia, voluntad, motivación y capacidad de observación y tomar nota.

Fue guiando al público explicando que «la inteligencia es polivalente». En visión «panorámica existen varios tipos: teórica, práctica, social, analítica, sintética, matemática, emocional, creativa… y me he dedicado a la auxiliar, que tiene las herramientas para potenciar la inteligencia básica». Sus componentes son las herramientas ya citadas. Sobre el orden, «mental y externo», el catedrático dijo que «es uno de los mejores amigos de la inteligencia», que produce «serenidad, sosiego, equilibrio, calma…». «Es —añadió— aprender a tirar lo que estorba».

Después habló de la constancia, «saber esperar y terminar»; de la voluntad, «la capacidad para aplazar la recompensa. Es la joya de la corona, la que sostiene el edificio personal», hilando el concepto con la felicidad, que «no depende de la realidad sino de la interpretación de la realidad». Encuadrando el siguiente punto diferenciando entre «metas y objetivos», siendo estos últimos «medibles», situó la motivación, «física, psicológica, social…». Por último esbozó su quinto consejo: la capacidad de observación y tomar nota, una práctica que defendió para «activar el cerebro».

No quiso el catedrático despedir el acto sin dar «unas pinceladas sobre la felicidad» lanzando varias frases: «es la administración inteligente del deseo» o comprender que hay que hacer «el mayor bien posible y el menor mal consciente».

La obra fue presentada por el articulista de ABC Ignacio Camacho, quien se refirió al autor como un «psiquiatra best seller» que «tiene inteligencia social, curiosidad humanista y dotes divulgadoras». Enrique Rojas —dijo tiene en la calle Serrano, llena de establecimientos de lujo, una tienda de paz, vende paz interior, paz del alma».

Igualmente, Camacho se refirió a la familia Rojas, a la que ha transmitido su pasión y su profesión, su mujer y sus hijas, una de ellas monja carmelita, y dos, psiquiatras como su padre. Estas dos últimas, Marian e Isabel, que también es periodista, han colaborado en la nueva obra. Ayer, Isabel participó en la presentación del libro hablando de su intervención en él, que versa sobre «la diferencia entre personas listas e inteligentes».