DOCTOR ENRIQUE ROJAS Catedrático en psiquiatría

Enrique Rojas | Biografía

Enrique Rojas es Catedrático de Psiquiatría y Director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid. Es Presidente de la Fundación Rojas-Estapé, inaugurada en el 2009 para el estudio y tratamiento de los trastornos de la personalidad en personas con pocos recursos materiales.

“Amor y trabajo conjugan el verbo ser feliz” | La Vanguardia

IEIP | Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas | Enrique Rojas  Entrevistas   “Amor y trabajo conjugan el verbo ser feliz” | La Vanguardia

“Amor y trabajo conjugan el verbo ser feliz” | La Vanguardia

Fuente: La Vanguardia

 Asier Martiarena

Catedrático de Psiquiatría y escritor, Enrique Rojas (Granada, 1949) cree que “amor y trabajo conjugan el verbo ser feliz“. Durante el coloquio After work y nuevos hábitos de consumo, celebrado en el edificio Torre Espacio del madrileño Paseo de la Castellana y organizado por la marca cervecera Heineken, ha criticado la necesidad de comunicación excesiva de la sociedad actual destacando que el ‘afterwork‘ -ese momento de relax en el que olvidar los problemas y disfrutar del tiempo libre al salir de la oficina- ayuda a que sea más pausada, sencilla y serena. Sostiene que “hay tres notas que se dan en esa relación interpersonal con una cerveza en la mano: afinidad –cercanía y proximidad-, donación –del tiempo y de la comprensión- e intimidad“. Y defiende que la comunicación va de superficie a profundidad. “Pasamos de política y fútbol y luego, si somos capaces, nos adentramos en la frondosidad de la persona”, asegura.

  • ¿Qué perfil de persona encaja en el ‘afterwork’?

Gente de 25 a 40 años, que son profesionales, o bien liberales o trabajadores en grandes oficinas de grandes ciudades, y que necesitan un espacio de descanso. Un descanso con un doble concepto, tanto físico como psicológico. Solo es posible la fiesta en una vida con un trabajo lleno de sentido. En resumen, es un ejercicio de higiene mental muy positivo para realizar al salir del trabajo.

  • ¿Y se puede conjugar con aquellas personas que ahora mismo no están trabajando?

También porque, no olvidemos, hoy en día el trabajo tiene una movilidad extraordinaria. Gente que hoy está desempleada lo puede encontrar con más facilidad gracias al contacto personal. Hace 15 o 20 años se encontraba de una manera diferente y hoy las redes sociales, por ejemplo, facilitan la relación con otra persona o grupo y también la posibilidad de encontrar trabajo.

  • En la situación actual de crisis el ambiente, muchas veces, se entristece, ¿cómo se ligan en ese caso ambos conceptos?

La gente que está preocupada y con momentos de bajón de ánimo también tiene su forma de acercarse. Ayuda en la búsqueda de momentos para la interrelación de las personas en situaciones complicadas o de crisis. No olvidemos que vivimos en una sociedad con un bombardeo de información constante, incluso agresivo. El ‘afterwork’ te ayuda a relajarte, a trasladarte a otra órbita permitiéndote tener el móvil apagado en el bolsillo e intentando descansar y aparcar una situación concreta de una manera festiva.

  • Eso se parece al clásico ‘irse de cañas’. ¿Dónde radica la diferencia?

Tiene un sentido distinto teniendo en cuenta es un tiempo específico después del trabajo y que tiene una hora límite. En España, dados los horarios laborales que se practican, sería de 19h a 22h. Más allá de eso hablaríamos de irse de copas, que es diferente. El proceso real es inmediato a la salida de la oficina.

  • ¿Cuál sería el proceso ideal?

Lo normal es empezar hablando de temas generales, política y deporte y en otras ocasiones hablar del negocio o ‘business’. A partir de ahí se puede hablar de trabajo, o proyectos, o compañeros de oficina. Tiene un sentido de relax, con una comunicación más sencilla. Y luego, si somos capaces, nos adentramos en la frondosidad de la persona. En Inglaterra donde surgió, la sociedad es más encorsetada, y la española es más comunicativa.

  • En caso de hablar del trabajo ¿Es positivo que quien invite sea la empresa?

Caben muchas posibilidades, pero muchas veces la persona prefiere ir a un lugar cercano, donde sabe que va a haber gente con los mismos interesas y gustos.

  • ¿Se puede incluir la tapa en la versión ibérica del ‘afterwork’?

Este tema es muy interesante porque la tapa conlleva que el ambiente sea más fluido. Y tampoco hay que olvidar que la cerveza, la consumición más elegida por los españoles para el ‘afterwork’, produce un aumento de los jugos gástricos y favorece el deseo de tomar algo más.

  • ¿Este concepto es bueno para trazar nuevas amistades?

Desde luego. El concepto es ‘amigos y relax’. Es contacto, comunicación y cambiar la tecla del trabajo. En los últimos años ha surgido una enfermedad nueva que es ‘workaholic’, el adicto al trabajo que solamente tiene horas para trabajar. De ahí que este espacio psicológico de descanso ayude en esa higiene mental. Las tres notas que hospedan en ese contacto de amistad son la afinidad, la donación –del tiempo y de la comprensión- y la intimidad.  En un ‘afterwork’ la cerveza prolonga la expansión del cuerpo. Se toma literalmente llevandola a la boca. Igual que el vestido es una prolongación de la personalidad, como el pendiente o el peinado. Es un lenguaje con el que informas de cómo te presentas a la sociedad, como las fotos que se cuelgan a través del Facebook o twitter.

  • ¿Y las redes sociales ayudan a realizar amistades profundas o, dado el volumen de contactos, reducen el tipo de relación?

Las redes sociales han promovido la conexión on/off. Todo está encendido y apagado. Existe la posibilidad de contactar con personas distintas, e incluso nuevas en cualquier momento. Y esa sorpresa de no saber con quién puedes encontrarte evita la monotonía y combate el tedio. En un ‘afterwork’ puede aparecer un político, o artista o un deportista que multiplique las posibilidades.

sicosis.